Imposible no amaros; imposible no seguir sintiéndoos como mi Padre y mi Hermano. Muchos dirán que soy una pacata, una retrógrada, una… ¡vete a saber qué!

Pero me da igual, me importa menos que menos: habéis sido mi sustento durante toda mi vida, sino hubiera sido por Vosotros no estaría viva. Sois mi punto de apoyo, el pilar fundamental de mi vida; el sustento en los momentos más difíciles y la compañía para celebrar las alegrías, algo que muy pocos humanos corpóreos han hecho.

Sí, soy creyente, ¿qué pasa, molesta a alguien? Pues lo siento, son mis principios y no tengo otros.